Martes, 24 de abril de 2018
Noticias y protagonistas del negocio exterior de ESPAÑA
Martes, 24 de abril de 2018
Actualizada el: 05:35
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

José María Hernández Prieto
Viernes, 6 de abril de 2018
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
La importancia de hacer que el futuro ocurra

Los productos vehículo de las ideas

En cualquier organización hay más ideas de las que se puedan poner en práctica, lo necesario es la disposición para mirar más allá de los productos, hacia las ideas.

Sólo sabemos dos cosas acerca del futuro, la primera es que no lo conocemos y por lo tanto basar nuestra actuación presente en predicciones de sucesos futuros es inútil y la segunda es que sin duda será diferente a lo que conocemos ahora y por lo tanto debemos intentar que suceda lo inesperado. Intentar que el futuro suceda es arriesgado pero no menos que dejarse llevar por la fácil suposición de que nada cambiará.

 

Para lograr que el futuro ocurra no hace falta tener una imaginación creadora, más bien se logra mediante el trabajo más que mediante la genialidad y por tanto es accesible a todos. Quien tenga una imaginación creadora tendrá más ideas imaginativas pero no obligatoriamente más éxitos, las ideas comunes muchas veces tienen éxito.

 

Para lograr que el futuro ocurra hay que estar preparados para hacer algo nuevo. En cualquier organización hay más ideas de las que se puedan poner en práctica, lo necesario es la disposición para mirar más allá de los productos, hacia las ideas. Los productos son sólo el vehículo que hace efectiva una idea.

 

La gran empresa parece ser capaz de vivir largo tiempo de la voluntad, trabajo y visión de su fundador, sin embargo el mañana siempre llega y entonces hasta la mayor de las empresas se ve en dificultades si no ha construido para el futuro; perderá su distinción y liderazgo y sólo quedarán los gastos generales de una gran compañía. Al no tener la valentía de arriesgarse a hacer que lo nuevo ocurra se enfrenta al riesgo mucho mayor de ser sorprendida por lo que sucede y este es un riesgo que ni la más importante y rica de las empresas puede afrontar.

 

Para ser algo más que el mero guardián de los talentos que recibe en custodia, el ejecutivo debe aceptar la responsabilidad de hacer que el futuro ocurra. Hacer frente a esta tarea es lo que distingue a la gran empresa de la meramente competente y al creador de empresas del mero ejecutivo guardián.

 

José María Hernández Prieto
Especialista en Comercio Internacional (Bunzl Group)

 

 

Enlaces automáticos por temática
empresaexterior │Noticias del comercio exterior y negocio internacional. España
Empresa Exterior • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados