Lunes, 20 de noviembre de 2017
Noticias y protagonistas del negocio exterior de ESPAÑA
Lunes, 20 de noviembre de 2017
Actualizada el: 21:42
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Redacción
Viernes, 8 de septiembre de 2017
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
Comentario semanal Bankia

El BCE anunciará cambios en octubre

El principal mensaje de la reunión del jueves del BCE es que la política monetaria necesita paciencia para evitar repetir errores del pasado.

[Img #24240]El principal mensaje de la reunión del jueves del BCE es que la política monetaria necesita paciencia para evitar repetir errores del pasado. Es decir, la autoridad monetaria europea necesita confirmar la solidez de la recuperación y sus potenciales efectos sobre la inflación, antes de cambiar la estrategia. Draghi no quiere precipitarse y ello explicaría el evidente desfase actual entre las condiciones económicas y financieras. Nada nuevo respecto a la estrategia de comunicación iniciada tras la intervención del gobernador del BCE en Sintra, cuyo objetivo ha sido frenar cualquier expectativa de subida de tipos (especialmente, en la parte corta de la curva).

 

Por tanto, el mensaje es de calma, ya que el BCE está dispuesto a responder mucho más tarde que en otras ocasiones al evidente cambio en la situación económica que se ha producido en los últimos doce meses, como reflejan sus propias previsiones. Y, por tanto, a asumir los riesgos que esta decisión implica.

 

Pero, aún de forma paciente, se deben ir quemando etapas en el proceso de normalización monetaria y la primera estación será el anuncio en octubre de los cambios que experimentará el QE a partir de enero. Lo más lógico es que se reduzcan las compras mensualmente en 10.000 millones, hasta finalizar el programa en junio. Aunque no hay que descartar una extensión de un trimestre más si el tipo de cambio se sigue apreciando. En este sentido, además de una alusión al efecto riqueza, lo más sorprendente de la rueda de prensa fue la importancia que concedió Draghi a la apreciación del euro en los últimos meses.

 

De hecho, aludió a su preocupación por los efectos de la volatilidad mostrada por la divisa europea. Algo que sorprende porque la volatilidad del euro ha sido muy superior en otras ocasiones, sin tanta preocupación por parte del BCE. Sobre todo, cuando coincidió con movimientos de depreciación de la divisa. La duda es si afecta más a la cotización del tipo de cambio las compras de deuda por sus efectos en la parte larga de la curva de tipos o las referencias del corredor de tipos del BCE. Esto podría llevar a debatir el orden en el que se retiran los estímulos, aunque el propio BCE sigue recordando que los tipos se mantendrán en los niveles actuales durante un período largo de tiempo tras la finalización del QE.

 

Básicamente, esto cierra la puerta a cambios en la facilidad de depósito o del tipo oficial hasta principios de 2019. De esta manera y, teniendo en cuenta la previsible evolución del ciclo económico internacional, el BCE va a tener una ventana de no mucho más de doce meses para normalizar (situar en zona neutral) los niveles de tipos. Otra cuestión es lo que se considere ahora mismo como zona neutral.

 

En definitiva, las políticas económicas extraordinarias (en uno u otro sentido) atienden a situaciones especiales y nunca es cómodo revertirlas. En el caso de la política monetaria, siempre es más difícil el camino de vuelta, especialmente, cuando se trata de retornar desde un territorio inexplorado. En este sentido, es comprensible la paciencia, siempre que no sitúe a un banco central por detrás de la curva y, por tanto, con unos niveles de tipos muy desacoplados respecto a la realidad. Porque lo complicado es conseguir que los mercados mantengan la calma durante demasiado tiempo, si en algún momento detectan esa discrepancia. De hecho, la cotización del euro en los últimos meses es la primera señal en ese sentido.

 

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
empresaexterior │Noticias del comercio exterior y negocio internacional. España
Empresa Exterior • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados