Martes, 12 de diciembre de 2017
Noticias y protagonistas del negocio exterior de ESPAÑA
Martes, 12 de diciembre de 2017
Actualizada el: 18:08
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Redacción
Jueves, 11 de mayo de 2017
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
Una opción que parece seguir en alza

Cómo buscar empleo en el extranjero

Según los últimos datos oficiales, el número de personas con nacionalidad española residente fuera del país aumentó un 4,4% en 2016.

[Img #23043]Adaptarse a las costumbres de la sociedad de acogida, generar una nueva red de contactos, dominar otro idioma, potenciar la confianza en uno mismo, o salir de una situación de desempleo son algunas de las razones que llevan a los españoles a buscar nuevas oportunidades laborales fuera del país. Una opción que parece seguir en alza ya que, según los últimos datos del Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE), dicha cifra creció un 4,4% el año pasado, superando los 2.300.000 expatriados.

 

Al contrario de lo que muchas veces puede parecer, encontrar trabajo en el extranjero no es una tarea sencilla y, aunque el optimismo debe primar, debemos ser conscientes de la alta competitividad de los mercados a nivel internacional y de las condiciones que el país de destino nos pueda brindar.

 

Planificar la búsqueda de trabajo en el extranjero

 

El primer paso es analizar nuestra situación personal y profesional En ella deben plantearse preguntas como “dónde estoy”, “dónde quiero llegar”, “de qué recursos dispongo” y, sobre todo, es el momento para definir nuestra personal, es decir, esa ventaja competitiva que nos diferencia del resto de candidatos. En esta fase, se debe también considerar aquello que demandan las empresas en las que nos gustaría trabajar para asegurarnos de que contamos con las habilidades y competencias necesarias para optar al puesto deseado. Un punto a destacar es la necesidad de contar con un documento oficial que acredite y detalle nuestra formación como puede ser el Suplemento Europeo al Título.

 

Si detectamos que tanto nuestra experiencia como formación están alineadas con las vacantes disponibles en el extranjero, es importante preparar el currículum vitae según las normas del país de interés: conocer el formato, qué información se indica y cuál no, y sobre todo, hacerlo en el idioma de destino. Por ejemplo, en países como Francia, Alemania, Reino Unido, Países Bajos, Suecia o Finlandia se prefiere un “currículum ciego”, donde no aparece ni los años ni la fotografía para evitar así cualquier tipo discriminación por razón de raza, sexo o edad.

 

 

Si bien adquirir experiencia internacional es una vía para lograr un perfil más atractivo para las organizaciones, que favorece además el desarrollo personal y profesional, es necesario seguir una serie de pasos para poder alcanzar nuestro objetivo

 

 

Una vez tenemos el currículum vitae preparado, es necesario realizar una exhaustiva investigación que dé respuesta a cuestiones relacionadas directamente con el funcionamiento del sistema de homologación de títulos, los trámites burocráticos y administrativos necesarios para residir y trabajar en ese país, sobre la posibilidad de tener agrupación familiar, pero también sobre nuestra capacidad para adaptarnos a su mercado de trabajo. Manejar esta información permite a la persona desarrollar una estrategia de búsqueda de empleo más eficiente. Por ejemplo, Francia, Suiza, Alemania, Reino Unido, Nueva Zelanda y Australia demandan principalmente profesionales sanitarios por lo que médicos, enfermeros, fisioterapeutas, y otros profesionales españoles, podrían encontrar más fácilmente oportunidades laborales en alguno de estos países.

 

Además de los portales de empleo generalistas españoles, para la búsqueda de empleo es conveniente utilizar plataformas locales que nos permitan localizar todas las ofertas disponibles. Asimismo, otras de las vías pueden ser inscribirse en programas de movilización internacional que se promueven desde España, o formarse en otro país para acceder de forma más sencilla al mercado laboral.

 

Por otro lado, se debe ampliar la red de contactos. Una de las primeras herramientas que podemos utilizar es LinkedIn. Gracias a esta red profesional, se pueden detectar empresas españolas que operan en el país destino para poder hacerles llegar nuestro interés por tener una vivencia internacional y conocer sus posibilidades de trabajo, y también nos va a ayudar a conocer el testimonio de otros expatriados cuya experiencia puede ser de gran ayuda.

 

“Aunque hay muchos profesionales que deciden iniciar una nueva etapa fuera de nuestras fronteras de forma “aventurera”, si queremos garantizarnos el éxito, el salto se debe dar habiendo previamente analizado nuestra situación profesional, nuestros recursos y diseñando un plan estratégico de actuación”, comenta Javier Caparrós, director general internacional de Trabajando.com y HR-Consulting.

 

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
empresaexterior │Noticias del comercio exterior y negocio internacional. España
Empresa Exterior • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados