Lunes, 29 de mayo de 2017
digital económico del negocio internacional de ESPAÑA
Lunes, 29 de mayo de 2017
Actualizada el: Domingo, 28 de mayo de 2017 11:59
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 6 de marzo de 2017
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
En el marco de un encuentro de referencia internacional

El Museo Nacional de Tokyo explica en Valencia su proceso para transportar obras de arte

El ISTA European Packaging Symposium calienta motores. La cita internacional, que ya alcanza su sexta edición, está organizada por el Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística (ITENE) y la International Safe Transit Association (ISTA).

[Img #22261]Ya falta menos para que uno de los eventos de referencia internacional del envase, el embalaje y la logística congregue a sus principales expertos internacionales en Valencia, los próximos 7, 8 y 9 de marzo.

 

Bajo el título “Nuevos retos del embalaje para la Distribución. Desde la exportación hasta la venta online” firmas como HP, Ikea, UPS, Coca Cola yel Museo Nacional de Tokyo, entre otros, debatirán sobre las tendencias de futuro del packaging para la distribución.El evento cuenta con el apoyo de DS Smith Tecnicarton como  patrocinador principal, y de la firma Sealed Air como sponsor oro y de Non Slip Iberia como sponsor plata.

 

La ponencia que ofrecerá Hiroshi Wada, responsable de Conservación Preventiva del Museo Nacional de Tokio (Japón) sobre las últimas investigaciones sobre impactos y vibraciones en el transporte de piezas de museo es una de las ponencias inspiradoras del próximo ISTA European Packaging Symposium.

 

Durante los últimos años, Wada se ha tenido que enfrentar a grandes desafíos en su trabajo de conservación en el Museo Nacional de Tokio. En 2009, el museo coordinó el transporte de la escultura de Ashura (una de las estatuas budistas más populares del país nipón) desde el templo Kofukuji, en Nara, hasta el Museo Nacional, en Tokio.

 

Casi 500 kilómetros de transporte por carretera en los que cualquier movimiento brusco podría dañar esta pieza de incalculable valor, y que desde que se realizó en el año 734 ha sobrevivido milagrosamente a nada más y nada menos que las siete ocasiones en las que este templo budista se ha destruido y vuelto a reconstruir.

 

Otro ejemplo de transporte complejo es el biombo “El Gran Ciprés” que el japonés Kano Eitoku pintó en 1590. El equipo dirigido por Hiroshi Wada transportó hasta Bonn (Alemania) esta obra de grandes dimensiones (mide 170.3 centímetros de altopor 460.5 de ancho).

 

 

La conferencia del japonés Hiroshi Wada sobre impactos y vibraciones en el transporte de piezas de museo es una de las ponencias inspiradoras del evento

 

 

El mayor reto es establecer la fuerza que tienen las obras: “A diferencia de los productos industriales, las obras de arte no pueden someterse a pruebas de caída o vibración. Por lo tanto, no está claro qué fuerza tienen estos objetos originalmente, y tampoco cuál es la forma más óptima para embalarlos”, afirma Wada.

 

El conservador del Museo Nacional de Tokio narra cómo es el proceso de transporte de los objetos del museo: “Empezamos investigando los peligros del entorno con los que las obras son transportadas. A continuación, estudiamos el comportamiento de los materiales de embalaje de las obras en el entorno de la distribución. Finalmente, estudiamos la respuesta de las obras ya en el entorno de su distribución y transporte, usando imitaciones fabricadas con los mismos materiales de las que están hechas las obras originales”, detalla Wada.

 

“Creemos que con la información previamente recogida, podemos empaquetar y transportar las obras con una base científica”, confirma el conservador.

 

Sobre cómo es el transporte de las obras en el país del sol naciente, el conservador del Museo Nacional de Tokio explica las características concretas de esta distribución: “Japón, aunque sea una isla, está muy bien conectado por carretera. El transporte de obras se realiza, principalmente, en camiones especiales para tal fin: tienen una suspensión neumática, equipos refrigeración dentro del contenedor de carga, ganchos para fijar la caja de embalaje de la obra a las paredes del camión, donde también hay asientos para el personal del museo, que supervisa la carga en todo momento”, detalla.

 

Wada no olvida algo fundamental, “conducir con cuidado”, y para ello destaca que los conductores son personal del departamento de conservación del Museo Nacional de Tokio, algo que el conservador japonés considera “fundamental”.

 

Las obras del Museo Nacional de Tokio las transporta el personal del museo en camiones específicos Hiroshi Wada cree que es muy importante la investigación para optimizar los sistemas de transporte de las obras expuestas en museos. Pese a que Japón es un país con una riqueza cultural e histórica muy importante, no hay muchas personas estudiando cómo mejorar el transporte de obras.

 

El equipo que lidera Wada, aun así, lleva más de una década investigando en este sentido: “A partir de ahora me gustaría continuar intercambiando opiniones con investigadores de otros países y de diferentes campos”. La próxima edición del ISTA European Packaging Symposium será, sin duda, uno de los mejores foros donde podrá hacerlo.

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
empresaexterior │Noticias del comercio exterior y negocio internacional. España
Empresa Exterior • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados