Sábado, 25 de marzo de 2017
digital económico del negocio internacional de ESPAÑA
Sábado, 25 de marzo de 2017
Actualizada el: Viernes, 24 de marzo de 2017 22:18
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Josep Bertran
Domingo, 15 de enero de 2017
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email

La globalización y sus conflictos

El mundo es global y lo es más que en la década anterior.

Las comunicaciones telefónicas siguen reduciendo sus costes y mejorando la calidad .Los medios de trasporte aéreos reducen las distancias y los precios .Los aeropuertos siguen este  dictado aumentando su capacidad y  a nivel marítimo se crean nuevas infraestructuras que facilitan el tránsito de las mercancías. El conocimiento es  cada vez más  universal  y accesible Google, Facebook…son  herramientas  para todos. Los flujos  migratorios  de épocas anteriores han consolidado  su presencia en los países de destino y hoy esos individuos ya son ciudadanos de pleno derecho que siguen el proceso de atraer a sus familiares hacia una nueva perspectiva de futuro tanto  personal como profesional. La búsqueda de mayores cuotas de dignidad.

 

La realidad en este sentido es contundente. El mundo es plano y cada vez lo será más.

 

Los problemas implícitos a este vaivén  tienen repercusiones en el ámbito económico y en el  ámbito personal.

 

La llegada de mercancías a precios reducidos  como consecuencia de condiciones laborales diferentes en los países de fabricación, tiene una serie de implicaciones  unas veces positivas otras negativas.

 

Si bien el precio de los productos disminuye  siguiendo un  proceso gradual : bajada de los  precios y de la calidad, progresivamente evoluciona a precios más altos y mejores calidades , “los todo a 100 pasan a todo un  euro “, pero la inmediata consecuencia es  que esos productos dejan  de fabricarse en los países avanzados y lleva implícita el cierre de aquellas fabricas que se ven  imposibilitadas para  competir  con los fabricantes de países en desarrollo, donde el coste salarial en  menor, los impuestos inexistentes y los niveles de protección  social precarios.

 

Competir sin exigencias  de calidad , solo por precio ,es una  lucha desigual que tiene un claro ganador y agudiza el problema si progresivamente  mejora la calidad de los productos exportados , no es solo ya una competencia de precios sino  una lucha por mantener en pie todo un sector económico , ejemplos como textil ,  juguetes,  calzado son paradigmáticos en España.

 

LOS PERDEDORES

 

La globalización en este  sentido  es un proceso que  genera una  gran masa de descontento  sobre  todo entre los trabajadores con poca calificación profesional que son fácilmente sustituibles, quedando a merced del vaivén  de las empresas. Las clases medias de los países avanzados han sido los perdedores en  este proceso y tienen miedo al futuro. Por el otro lado  a las clases más bajas  de los países  en  desarrollo no les ha llegado  el impacto de la globalización.

 

LOS GANADORES

A los empresarios les toca decidir: o cierran  su empresas, o las reciclan hacia otros sectores .Si consiguen  su objetivo, porque resitúan sus productos a espacios de calidad, o porque producen cosas totalmente diferentes, o  porque aprovechan su redes de distribución; en resumen: reciclan sus conocimientos hacia  otras opciones, se convierten en los auténticos ganadores del proceso global.


PERO DEBERÍA HABER  MÁS  GANADORES EN  UNO  Y OTRO  LADO.


En este caso concreto que hemos analizado  los ganadores son los ejecutivos, pero también lo son  las personas, las familias   , los comerciantes de las empresas que saben  reciclar su Know- How ,  que saben deslocalizar su fabricación , atender a las demandas de los clientes que compran no solo por precio y   buscan espacios de calidad , que han reciclado sus conocimientos. Las familias que han aprendido costumbres de otras partes, los individuos que se sienten cómodos ejerciendo de puentes entre culturas .Los individuos que aprovechando la red de instituciones de su país  y buscan salidas acompañados del entramado institucional existente.

 

Ganadores son también  los obreros de la India, China, Tailandia, Turquía… si han conseguido subirse al  proceso global. Si sus fábricas a  bajo precio saben hacer  productos que compran los consumidores del otro lado de la frontera económica.

 

 Ganadores son también :Los países  que  ven potencial en  el   talento de sus individuos y apuestan por la  formación, cuidados médicos , transparencia en la gestión de  sus cuentas  , disminución de la  corrupción , independencia judicial, mejor protección de los derechos de la propiedad .Sin  discriminar por  sexos , religiones  ni minorías .Países que han  sabido interpretar adecuadamente  las tendencias que marca la globalización “una la apertura tanto física como mental” . Las estadísticas de reducción de la pobreza mundial lo  indican  de  forma clara a lo largo de los años  , con  quizás periodos  cortos de recesión  por motivos locales cuya comprensión va   más allá de la globalización.


Las empresas que han desplazado parte de su producción fuera, siguen subcontratando y acabando  el producto final aquí y con ello han conseguido hacer productos que incorporan el talento  de fuera y reducen  los precios finales, con lo que siguen en pie, no solo contratan más gente sino que también fabrican mejores cosas, productos sostenibles, modernos, ese es el verdadero efecto de aplanar la tierra.

 

PERDEDORES SON

 

Los trabajadores poco calificados del occidente prospero, que  se limitan a observar durante mucho tiempo impasibles  como sus  puestos de trabajo desaparecen, su empresa cierra: no habrá que limpiar ventanas, ni suelos, ni pintar, ni reparar interruptores. No quedarán apenas tareas donde se requiere poca especialización.

 

La idea de que el crecimiento económico lleva  aparejado un reparto equitativo, está demostrado que no es cierta. El liberalismo económico sin el control del estado no sirve para repartir equitativamente la riqueza. El estado con sus instituciones y con objetivos claros es el único capaz de hacerlo. Lo contrario no es progreso sino el caos. Aparece el miedo que hace resurgir sentimientos poco nobles, el egoísmo y el rechazo  al otro.

 

El fundamentalismo económico que  dice: al crecer la riqueza, por un simple principio de vasos comunicantes, todos se beneficiaban,  ha resultado falsa .Cuando la marea (económica) crece no todos los barcos suben ya que muchos son sacados del agua con la corriente.

 

Perdedores son los países que no se apuntan al proceso global por razones políticas como Corea del Norte que ven disminuir su PIB consecutivamente, o por razones diversas como los países del África Subsahariana.


LOS CRECIENTES POPULISMOS

 

Cualquier propuesta sea de derechas o de izquierdas,  incluso con poco fundamento  ,es una esperanza  de futuro que no ofrecen ya las políticas establecidas .El cambio es el único  camino  sea a donde sea, a la derecha o a la izquierda ,con un líder carismático o con un simple encantador .Las palabras concretas debe repetirlas  como un mantra , “ con  nosotros todo será como antes y todo cambiará , los otros nos roban , volveremos a ser grandes”.

 

No deberíamos olvidar que el estado del bienestar mal que les cueste entenderlo nos ha traído satisfacciones que en un momento pasado éramos incapaces de imaginar. El balance global ha sido un  crecimiento positivo, las cifras  lo atestiguan, la pobreza se ha reducido considerablemente y sigue así con excepciones  en intervalos cortos. En los grandes pactos supranacionales como la UE, se ha conseguido mirar al otro como uno de los nuestros y así hemos incluso encontrado la paz.

 

ENTENDER AL OTRO.

 

La globalización  hay también que medirla en términos sociales. Las personas que saben  entender la encrucijada del otro con actitudes empáticas, se salvan del comportamiento exclusivista y con ello son  mejores personas. Lo mismo ocurre con los países, con las culturas y con las religiones .La globalización es también  una forma de ver la vida en clave solidaria.

 

Por el contrario el no asumir el destino del otro como propio, es una actitud personal egoísta que se esconde detrás de tradiciones culturales, de tópicos trasnochados, de patriotismos rancios. Escondido entre un comportamiento romántico, hay una visión  elitista de la vida y del mundo que nos rodea .El ciudadano  universal: el no quiere identificarse sólo con un país, está cada vez  más cerca.

 

Los perdedores lo son porque “no han sabido mejorar su  oferta profesional ”,  solo ofrecían la reducción de salarios ,que reconociendo es un gran esfuerzo , no está siendo suficiente  en  un mundo  global donde los  puestos de trabajo sin  especificidades puede ser llevados a  cabo por cualquiera ,sea de donde sea y llegue de donde llegue  . La única protección aparente es cerrarle la puerta. Pero al hacerlo también se cierra al talento, a la solidaridad, a la mejora demográfica, a las pensiones del futuro .No todo es positivo, ciertamente también hay que reconocer que si la entrada es indiscriminada se abren las puertas a conflictos raciales, y al terrorismo.


UNA GLOBALIZACIN RESPONSABLE QUIENES SON LOS RESPONSABLES DE TODO.

 

Hay que asignar  responsabilidades, dar  la culpa  al otro, comencemos en primer lugar con el  dueño de la antigua empresa .Posiblemente  ha sido ágil en la globalización  y hoy esta incluso mejor situado que antes ,quizá  en   otro segmente del mercado. Pero  sin ningún  tipo de misericordia   cerró la empresa y miró hacia el “capital humano”  como si se tratara de capital tangible, “si no da redito se despide  y los déficits se equilibran“.Todo  solucionado.

 

Aparentemente es así  pero  cuando  son miles  de persona que se encuentran  en  esta misma posición desesperada , el colectivo acaba  por  generar  nuevos problemas.

 

El empresario globalmente responsable es el  que ha sabido deslocalizar una parte de  su  producción, conservar otra  parte ampliándola con nuevos talentos ,quizás de otras procedencias del  mundo sin discriminaciones .Perseverar   las ganas de construir un proyecto empresarial común tanto a sus intereses como a los de sus empleados y de su zona.

 

Son responsables también las instituciones  nacionales  y  supranacionales,  pues no han  tenido en  ningún caso  la grandeza  de interpretar generosamente lo que estaba ocurriendo, por ejemplo; dictaminan que sean suspendidos  los  aranceles en los  países  avanzados ,justo cuando  sus  fabricantes ya tienen una fuerza  considerable para competir de forma  desigual con sus homólogos sectoriales, de los países menos desarrollados.

 

Un lenguaje hipócrita si pensamos que se solicita la suspensión  de aranceles precisamente  cuando ya somos fuertes, destruyendo incipientes  industrias que  necesitan de un  determinado  proteccionismo para poder  crecer. Las instituciones locales no han sabido o no han querido mantener este nivel de protección, y los organismo multilaterales en este caso OMC, han considerado que el librecambismo es una religión y por  ello incontestable. No han comprendido que la globalización tiene sus ritmos y hay que respetarlos.

 

Con  los servicios ha  ocurrido lo mismo, se desregularizan  las llegadas de bancos extranjeros  que salen  a competir con incipientes entidades poco desarrolladas incapaces  de ofrecer una batalla  leal, destruyendo el sistema bancario local, incluso llegando a imponer reglas de juego más a su favor que  las de sus propios bancos centrales. Cuando el sistema financiero queda debilitado imponen su monopolio, dictado siempre por los accionistas situados  a gran distancia. Reglas al compás de organismos supranacionales, dos fundamentalmente, el Fondo  Monetario Internacional y el Banco Mundial, basadas   en la rápida recuperación de los  créditos concedidos.

 

FMI; BM; OMC, imponen sus criterios de una manera cuasi estandarizada: reducción del déficit con austeridad  de gastos y aumento de los impuestos, devolución de los préstamos, reglas  aparentemente simples pero que no funciona para todos .Lo que siempre consiguen es impactos imprevisibles en cada país donde operan y que seguro  llevan a mejorar el rendimiento de las instituciones frente a sus accionistas principales.

 

EL FACTOR HUMANO O EL INDIVIDUALISMO.

 

El proceso global liberal sin control tiene que luchar  contra  el factor humano, o mejor dicho aceptar la condición humana .Contra la búsqueda del éxito individual el único garante es la ley implacable de las instituciones que lo consoliden, acompañado de una constante toma de responsabilidad de los ganadores para que de forma individual  comprendan que los perdedores en el proceso no lo serán durante mucho tiempo sin entrar a solicitar que se los tenga en cuenta.

 

Hay que asegurar que en la huida hacia adelante a los rezagados el estado los acoja, no se trata tanto de proteger industrias que no se adaptan al proceso global mediante protecciones que lo único que conseguirán será perpetuar algo que caerá más tarde o más pronto sino de dar protección a los perdedores, creando fondos diversos que les ayuden tanto económicos como de educación como de prestaciones familiares .Se trata de reforzar a los perdedores para que se sientan protegidos ,devolverles su sentido de utilidad. las inversiones públicas que se pueden hacer en esta dirección tiene un amplio recorrido , son propias y  a la vez exclusivas de los estados realmente avanzados.

 

UNA REVOLUCION O UNA EVOLUCION

 

En una sociedad moderna como la actual nos hemos acostumbrado a desechar lo que no nos gusta, sin prestar atención casi nunca a reparar lo roto: lo que no funciona se tira, es un cambio de mentalidad que puede también tener repercusiones en el ámbito social: si un sistema político no avanza a la velocidad que se le requiere es probable que no se pare nadie a pensar como repararlo, e igual que se hace con un objeto, se puede hace con un sistema político. Se resuelve el problema poniendo todo un sistema fuera de juego. Bastará con un planteo populista que  prometa lo imposible. Pero perseverar en la globalización es la solución .El estado es el único posible de garantizar el funcionamiento y el reparto, el “no estado” es el caos.

 

La globalización hemos dicho que tienen una vertiente económica y una personal .La llegada en esta ocasiones de mano de obra económica,  en medio de un  descontento social, cómo el que estamos viviendo , impide hacer una distinción matizada de si es mano de obra legal o ilegal ,si son emigrantes resultado de  conflictos económicos o por conflictos de seguridad personal de clase, de religión , de identidad, terrorismo en este caso la deportación  implica un  precio tan alto en ocasiones como su  vida.

 


LA FALTA DE CAPITAL SOCIAL .Las instituciones

 

Los responsables aparentes de todo son los otros .Los inmigrantes que  sustituyen  a  los locales, pero los  verdaderos responsables son los empresarios, los individuos , los políticos , los estados, las instituciones  que no han sabido regenerar sus ideas más ágilmente para mantener el perfil alto de sus productos, de sus visiones de la vida , aprovechando  un  entramando de instituciones  , bancos ,clubs sociales , universidades generadoras  de talento  e instituciones  que les apoyen  en el camino de buscar salidas creativas a sus retos : cámaras de comercio ,asociaciones sectoriales , patronales .La creación del denominado capital social sigue siendo un reto inalcanzando niveles suficientes.


Educando a la sociedad en  la globalización.

 

Los instituciones   deben de promover una visión más matizada y responsable. Todo lo que sea legal incentiva las entradas de nuevos  contratos  y mejora de los ingresos sociales, los niveles demográficos , por el contrario la llegada ilegal fomenta todo tipo de mafias.


 
Los medios de comunicación  deberían de mostrar ejemplo a los ciudadanos  para que lo comprendan.

 

GLOBALIZADORES VERSUS ANTIGLOBALIZADORES .También avanzan sus discursos.

 

Incluso las doctrinas de uno  y otro lado han ido evolucionado con el tiempo, los antiglobalizadores han descubierto que los acuerdos transnacionales de liberalización de aranceles no podían ser una religión ya  que no tan solo eran como manifestaban antes de SEATTLE contraproducentes llevados al extremo para los países en desarrollo, tanto como lo eran para las clases medias de los países avanzados. Las tesis habían evolucionado desde una  antiglobalización como motor de protección a los países en desarrollo hacia la mundialización. En el otro bando denominado el de comúnmente conocido por sus reuniones en  DAVOS los globalizadores también iban evolucionando, sus teorías pasaban de un librecambismo fundamentalista, que beneficiaba a todos, hacia admitir que el responsable de  los  males en los países en desarrollo también era la globalización y que se trataba de poner algún tipo de freno, al menos ético en sus comportamientos y reglas. Este grupo de personas es el que ahora descubre que el desequilibrio entre ricos y pobres es excesivo  y contraproducente. Para los actuales globalizadores, sigue vigente la idea de que las responsabilidades del desarrollo inalcanzado son producidas por políticas internas mal aplicadas, falta de respeto a las minorías desaprovechando su talento como motor social, mujeres, discriminaciones religiosas, pero la globalización sin freno es causante de muchos conflictos que van más allá de sus posibilidades de manejarlos.

 

El estado al ver que el crecimiento desordenado no genera automáticamente el reparto equitativo debe de intervenir, dando especial atención a los que quedan al margen, mediante políticas de formación continuada con perspectivas de ofrecer salidas , sistemas médicos inclusivos para que nadie quede al margen  cuando la enfermedad les azote, o incluso  sin  esperar a la  enfermedad , tratando las causas para que nadie se  sienta al margen , tratando con solidaridad a todos , pues una sociedad que se radicaliza lo hace incluso con los suyos y es por ello una sociedad peor.

 

Las apuestas del  estado por el crecimiento son necesarias pues sin crecimiento no hay generación de riqueza, pero el crecimiento no es el garante de la disminución de la pobreza.

 

La apuesta por el  desarrollo deben de centrarse en los sectores ecónomo de futuro, y cada país tiene el suyo futuro  ;a los menos desarrollados su industria puede ser intensiva en mano de obra en los más avanzados su apuesta está en , sectores como las energías renovables,  el cambio climático,  las tecnologías de comunicación, la medicina.

 

Son los que merecen una atención especial ,sin olvidar , que un país nunca es suficientemente desarrollado como para pensar solo en sectores punta,( usa tiene 40 millones de pobres)  por ello siempre quedaran mejoras pendientes en infraestructuras, construcción, textil, alimentación, agricultura.

 

Cerrar las fronteras, limitar el acceso a otros mercados, proteger las industrias de forma artificial mediante aranceles, dictados por  tratados proteccionistas, incentiva luchas  entre países que tienen consecuencias no deseables para todos. No van en  la línea  de favorecer el fortalecimiento de las industrias competitivas y de sus trabajadores sino quieren proteger de forma artificial  algo que acabara siendo sustituido porque  fabrican cosas que no son válidas.

 

Los tratados  de librecambio hay  que  seguir implementándolos para evitar que reglas unilaterales entre países  distorsionen  el comercio.


 
La revolución nunca parte dela nada, siempre el cambio se produce cuando las sociedades están preparadas para ello. Que nuestra sociedad pida otro tipo de política, que nuestros ciudadanos  se avergüences al ver imágenes en televisión de seres en busca de una oportunidad a su conflicto, es un germen del cambio. Lento quizás, pero una luz de esperanza.


 
Países grandes .Países fuertes

 

 Las países  tienen que garantizar derechos , deben de reforzar las instituciones ,mejorar el capital social , ayudar a los individuos para que sean fuertes ,a las familias ,garantizar el acceso a servicios sanitarios, médicos, a la educación, y es ese  sistema complejo  de protecciones que acompañado  de un progreso económico convierte al capitalismo en sostenible, ese sistema hace que un país sea grande , no su ejército, Un país debe de cuestionarse continuamente si a todos nos va bien , nunca el   capitalismo estuvo tan cuestionado como elemento motriz del desarrollo y eso es pues un síntoma de esperanza , las mejora del sistema está llegando , el progreso evolutivo del sistema es ya una realidad en el momento en que nos cuestionamos los errores.

 

Josep Bertrán, Profesor de comercio internacional Universidad Pompeu  Fabra. Barcelona

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
empresaexterior │Noticias del comercio exterior y negocio internacional. España
Empresa Exterior • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados