Sábado, 25 de marzo de 2017
digital económico del negocio internacional de ESPAÑA
Sábado, 25 de marzo de 2017
Actualizada el: Viernes, 24 de marzo de 2017 22:18
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Duarte Líbano-Monteiro
Lunes, 26 de septiembre de 2016
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email

Comercio Exterior: la ventaja de operar con monedas locales

La adaptación al entorno local es un ingrediente imprescindible para el éxito de los negocios, y también lo es a la hora de realizar transacciones económicas, como las que se derivan de las operaciones de importación y exportación.

Empresas que importan de China, venden a EEUU o tienen filiales en América Latina o en cualquier otro lugar el mundo, se ven obligadas a adaptar su operativa de pagos y cobros a la divisa local, lo que lleva asociado un riesgo de tipo de cambio que hay que gestionar eficientemente para asegurar el margen comercial de las operaciones, si bien se derivan igualmente numerosas ventajas que hay que tener en cuenta.


Operar en la moneda local del territorio con el que se trabaja supone una excelente decisión desde el punto de vista comercial. Los exportadores pueden aumentar su cuota de mercado y los importadores tienen opción de negociar mejores precios de compra con sus proveedores. En ambos casos, la empresa demuestra su compromiso con sus socios comerciales locales y les evita tener que cargar  en solitario con el impacto derivado del tipo de cambio. Ahora bien, estas ventajas comerciales, para ser viables desde el punto de vista financiero, deben ir acompañadas de una adecuada gestión del riesgo.


La gestión del riesgo de divisa es un factor clave cuando se decide operar con moneda local. Exportar en moneda local supone facturar los productos en dicha moneda, incurriéndose en un riesgo de divisa a la hora de repatriar los fondos (la empresa española tendrá que vender la moneda local para comprar euros). Y lo mismo ocurre cuando las importaciones se liquidan en  la moneda autóctona. Este problema es incluso mayor cuando se trata de las llamadas divisas exóticas, cuyo volumen de negocio es considerablemente menor y presentan por ello una mayor volatilidad.


El riesgo latente en las operaciones con divisas no debe disuadir a las empresas de beneficiarse de las importantes ventajas comerciales que esta práctica acarrea, aunque es necesario seguir una estrategia, si es posible tutelada por profesionales especializados, que  les mantenga informadas de las tendencias del mercado y poder así adelantarse a los eventos que pueden influir en su cotización. De esta manera, será más sencillo poder planificar un calendario de cobros y pagos del ejercicio, apoyándose en estrategias de coberturas y órdenes de mercado para beneficiarse de los mejores precios.


Mediante un seguro de tipo de cambio, que consiste básicamente en un contrato a futuro de compra o venta de un determinado importe de divisa, las empresas pueden disfrutar durante un periodo de tiempo establecido de un precio fijo al que realizar el cambio de divisa. Cada seguro es entre dos partes y no está vinculado al mercado abierto, con la ventaja de poder adaptarse a las necesidades de cada empresa. Este instrumento permite fijar el tipo de cambio de todas las operaciones en divisa hasta un periodo superior a tres años, proporcionando a las empresas la tranquilidad de que sus transacciones internacionales no se verán afectadas por la volatilidad del mercado.


La mejor coyuntura para que las empresas cubran su riesgo cambiario son los momentos de calma en los mercados. Los niveles de volatilidad bajos ayudan a protegerse contra el riesgo y cubrir la mayor cantidad de exposición futura posible. Esto permite una toma de decisiones más eficiente y a un coste inferior al que tendría que hacerlo una vez que la volatilidad surgiera de nuevo. Una gestión de divisa eficiente es el valor diferencial para que una empresa aumente su competitividad internacional.

 

 

Duarte Líbano Monteiro
Director general de Ebury España y Portugal

 

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
empresaexterior │Noticias del comercio exterior y negocio internacional. España
Empresa Exterior • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados